Japón está experimentando cambios en su sociedad, como el envejecimiento de la población, que afectan a diversos aspectos de la vida diaria, entre ellos los funerales, por ello la industria del descanso eterno, está realizando esfuerzos para adaptarse a todas estas transformaciones.

• Funerales espaciales: orbitar en un satélite artificial o alunizar
200 empresas del sector funerario participaron en la edición 2015 de la feria ‘El Final de la Vida’, que se celebró en el Tokyo Big Sight, en donde los funerales espaciales fueron uno de los platos fuertes de la cita; consisten en depositar las cenizas en una cápsula que posteriormente se envía al espacio a bordo de un cohete para esparcirlas del mismo modo que si se hiciera, por ejemplo, en el mar.

Éstos se realizan en Estados Unidos desde 1997 y son la forma elegida para iniciar su descanso eterno por personajes célebres como Gene Roddenberry, creador de la serie de televisión de ciencia ficción Star Trek, el astronauta Gordon Cooper y el astrónomo Eugene Shoemaker.

Otras opciones son orbitar alrededor de la Tierra en un satélite artificial o alunizar.

Cápsulas para depositar las cenizas, que posteriormente viajan al espacio a bordo de un satélite artificial.

• Funerales más íntimos y personalizados
El formato de los funerales en Japón comenzó a cambiar drásticamente alrededor de la década de 1990; fue entonces cuando disminuyó el número de personas que los realizaban en sus hogares. De hecho, en la actualidad casi todos se celebran en salas habilitadas a tal fin. Además, la cantidad de personas que asisten a este tipo de ceremonias se está reduciendo. Por otra parte, están aumentando los casos en los que se prescinde de la ceremonia y se realiza únicamente una cremación; en las grandes ciudades esto ocurre entre un 20 % y un 30 % de las veces.

En 2010, la investigadora Kotani llevó a cabo un estudio para conocer qué tipo de funeral desea la gente. La respuesta más frecuente fue uno al que solo asistan los familiares y los amigos más cercanos, con un 33%. En segundo lugar, quedaron las ceremonias únicamente con la familia más allegada, con un 30%. Un 7% consideró que no es necesario celebrar este tipo de rito. En la mayoría de los casos la gente quiere que se realice algún tipo de funeral, pero destacan considerablemente aquellos que solo desean contar con la presencia de sus familiares o de la familia y los amigos.

• Monjes con tarifa


Es necesario que se produzcan cambios también en el papel que desempeñan los monjes budistas, encargados de oficiar los funerales. En particular, la sociedad exige que se realicen reformas en lo referente a la cuantía de la ofrenda que se les da. El importe que se abona a los bonzos por sus servicios, que consisten en leer sutras, decir un réquiem y explicar qué hay después de la muerte, no se ha formalizado.
Por ejemplo, el bonzo Hayashi Kazuma, de 49 años y perteneciente a la secta Tendai, fundó en diciembre de 2004 una empresa que se dedica a enviar bonzos a funerales de personas que no tengan vínculos con ningún templo en particular.

En general dice que tanto los monjes como los templos deben adaptarse a los cambios propios de cada época.

Tomado de: www.nippon.com